Guarumo:


Árbol de unos 20 m de altura, de tallo recto y hueco, con grandes hojas parecidas a una mano extendida. Copa en forma de sombrilla, estratificada, con todas las hojas expuestas a la luz
directa del sol. Hojas en espiral, simples, peltadas y profundamente palmado-divididas, de color verde oscuras y brillantes en el haz y grisáceas en el envés con nervación rojiza y prominente. Las hojas son lanceoladas durante las primeras etapas del desarrollo de las plántulas y cuando éstas alcanzan
aproximadamente los 80 cm de altura, se empiezan a lobular. Muestra flores en espigas (amentos), axilares, sostenidas por una bráctea espatiforme.

Este árbol es muy popular en México, donde se le atribuyen un gran número de propiedades medicinales. Se emplea como antitusivo, antidiabético, antipirético, en afecciones cardiacas (tónico, digitálico) y enfermedades hepáticas y pulmonares, asma, resfriado y otras. Sin embargo se aplica en particular en la diabetes, donde el tratamiento consiste en emplear la infusión de las hojas, ramas, corteza o raíz como agua de uso. Sus propiedades antidiabéticas se deben a la presencia de sustancias con propiedades inhibidoras de la a-glucosidasa

Para la hipertensión y para tratar problemas renales, es recomendado el cocimiento de esta planta para su ingestión en ayunas por lo menos durante una semana. También recibe amplio uso contra las picaduras de alacrán y hormigas para lo cual debe lavarse la parte afectada con el cocimiento de la hojas, previamente endulzado con miel de abeja.

En casos de verrugas se aplica tópicamente el látex y contra quemaduras se recomienda moler la hoja con aceite mineral, y hervirla con sal para su aplicación en baños y fomentos o como cataplasmas. En Costa Rica la planta es usada popularmente en el tratamiento de la hipertensión arterial como diurético y para perder peso. El efecto hipotensor ha sido ampliamente estudiado.


Guarumo